Con dos goles del ariete Darío Benedetto quién salto de la banca superó al Palmeiras

Redacción. Darío Benedetto se reencontró con el gol por partida doble y el argentino Boca Juniors le ganó este miércoles al brasileño Palmeiras por 2-0 en la ida de semifinales de la Copa Libertadores en Buenos Aires, sellando medio boleto a la final de la competición continental.

Benedetto anotó a los 83 y 88 minutos los goles para la victoria de Boca en un primer partido de desarrollo trabajoso para el equipo argentino, que hizo más méritos para quedarse con los tres puntos que los dirigidos por Luiz Felipe Scolari, pero recién consiguió abrir la cuenta en el desenlace.

Benedetto, que entró como suplente, celebró a lo grande su regreso al gol después de once meses, ya que había estado mucho tiempo alejado de las canchas por una grave lesión de ligamentos y un desgarro, y tampoco había podido anotar en los diez partidos que había jugado desde su regreso a la actividad.

El desquite se jugará el próximo miércoles 31 de octubre en el Allianz Parque de Sao Paulo, con un Palmeiras obligado a ganar por 2-0 para forzar los penales o por tres tantos de distancia para torcer la historia. Boca, entretanto, seguirá en carrera con un empate, una caída por un gol, e incluso por dos tantos si logra anotar en la revancha.

El ganador de esta serie se enfrentará en la final con el vencedor de la restante semifinal entre Gremio de Porto Alegre y el argentino River Plate, con ventaja parcial de los brasileños, ganadores por 1-0 en la ida.

Ante unos 50.000 espectadores en la Bombonera, fue Boca el que ensayó una vocación más protagónica en los primeros minutos frente a un Palmeiras que prefirió plantarse en su terreno y esperar. Con poco manejo en el mediocampo, el equipo brasileño buscaba crear peligro con pelotazos a Dudú o a Borja, que inquietó temprano con un remate que cayó en el techo del arco 'xeneize'.

Tuvo el local también una primera aproximación en un zurdazo alto de Pablo Pérez desde buena posición, pero, más allá de tener más posesión del balón, evidenció problemas para generar situaciones, y parecía faltarle una conexión entre el medio y sus tres hombres de ataque.

Lo mejor de Boca en el primer tiempo fue un cabezazo de Izquierdoz, que le ganó en el anticipo a una floja salida de Weverton, pero su envío salió a pocos centímetros del poste derecho, mientras que el uruguayo Lucas Olaza lo intentó con un zurdazo que encontró bien parado al arquero de Palmeiras.

Sin el pase entre líneas para desequilibrar a un rival bien sostenido en un esquema ordenado, Boca empezó a repetirse en pelotazos largos para ‘Wanchope’ Abila, que debía lidiar en solitario con los centrales Luan y Gustavo Gómez, mientras que Zárate y Pavón no lograban abrir espacios por los costados.

En ese desarrollo apenas discreto, Felipe Melo mostró oficio para cortar cada avance de Boca, pero tampoco le sobraba fútbol a un Palmeiras demasiado concentrado en la misión defensiva y con poco peso en el ataque, más allá de un zurdazo desviado de Willian en el arranque de la segunda mitad.

Con los cambios llegaron los goles

De a poco, Boca empezó a arrinconar a un ‘Verdao’ que se replegó decidido a defender el empate, y el DT Barros Schelotto buscó darle más dinámica al ataque local con el ingreso del colombiano Sebastián Villa por el intrascendente Mauro Zárate, y poco después, a Benedetto por Abila.

El encuentro empezó a sumar emociones, porque en su búsqueda Boca empezó a dejarle algunos espacios a Palmeiras, que estuvo cerca con un zurdazo apenas desviado de Dudú, luego de una buena jugada individual en el borde del área, mientras que el local estuvo cerca con un tiro libre de Olaza al ángulo, que obligó a una estirada formidable de Wewerton.

De tanto ir y percutir, aun escaso de claridad, Boca encontró el gol de la apertura a siete minutos del final, en un tiro de esquina que ejecutó Villa y en el cabezazo de Benedetto, que entró por detrás de Felipe Melo para derrotar a Weverton con un frentazo potente y cruzado.

Boca soltó el desahogo y se animó a más, y poco después volvió a festejar con un segundo gol que lo acerca a la final, luego de un pase a Pablo Pérez para Benedetto, que hizo pasar de largo a Luan con una ´pisadita’ y desde la medialuna clavó el balón en el costado derecho con un remate seco, certero, imparable.

En apenas cinco minutos, el ‘xeneize’ destrabó un partido áspero y duro, y sacó una ventaja crucial, que deberá defender ante el líder del ‘Brasileirao’, un Palmeiras que buscó cerrar todas las compuertas, pero se topó con un Benedetto que no estaba dentro de los papeles, en un regreso al gol con todas las luces, en el momento exacto, en la noche ideal para Boca.

Template by JoomlaShine